PEPEBAILE

Pepe Baile vs Kick Boxing

#Entrevistas 01/10/2014

pepebaile.jpg

Pepe empezó hace siete años haciendo musculación para perder peso y terminó regentando un gimnasio en Los Rosales y compitiendo a nivel profesional en distintas modalidades de kick boxing: el kick boxing oriental (golpes de boxeo, patadas de kárate y patadas bajas del boxeo tailandés), el K1 (variante que permite el agarre) o el full contact ( versión americana donde los golpes solo se permiten de cintura para arriba). El 18 de octubre tiene su próximo combate en Sevilla.


Si le tuvieras que explicar a alguien qué es el kick boxing, ¿cómo lo describirías?

Entraría en el terreno personal, de cómo te encuentras y cómo te sientes, no tanto en el deportivo: me ha ayudado a ordenar mis pensamientos, a ser más fuerte, a luchar más por las cosas, porque en un ring tienes que dar el 100% y eso no significa que vas a conseguir la victoria. Por ejemplo lo das todo por un trabajo o una relación y hay gente que se hunde, pues yo no. He aprendido que te caes y que tienes que seguir para delante, la vida sigue.

¿Qué crees que lo diferencia de otros deportes de lucha?

Pues no sé, porque yo he hecho boxeo también pero no me es tan cómodo. Creo que es por cómo me siento, yo es que me muevo por sensaciones. Yo también hago K1 pero donde realmente me siento cómodo es en el kick boxing. Cuando tienes pareja, ¿por qué esa persona y no otra? Pues con esto es lo mismo, te sientes bien y ya está, es una cuestión de afinidad, es como una relación de pareja.

¿En qué tipos de torneos compites?

Últimamente hago veladas profesionales, organizadas por promotores, no cuentan como torneos oficiales, al contrario que el kick boxing amateur. En éste último los asaltos y combates son más cortos, llevan protecciones y no se cobra.

¿Cuanto se puede cobrar en las veladas?

Unos 150 o 200 euros por combate ganado. En Holanda, que se considera deporte oficial y tienen los deportistas dedicación exclusiva, ganan unos 2000 euros por combate.

¿Cuál es la mejor velada en la que hayas participado?

Pues Superkombat 2, celebrada en Sevilla en febrero, vinieron cerca de 2150 personas y fue retransmitida por Canal+ y Sportmanía. Participaron campeones europeos y también el campeón del mundo. En noviembre se programa una tercera edición.

¿Cómo captas la atención para que vayan a tu gimnasio a entrenar kick boxing?

Pues aquí en el pueblo no tiene mucha aceptación, yo lo he intentado por todos los medios pero la verdad es que es un entrenamiento muy duro. Tengo mi grupito de 8 o 10 personas. Las clases las da un compañero mío y yo, porque si sólo las diera yo no podría entrenar. Creo que si la gente no viene tanto es porque el entrenamiento castiga mucho, y porque no lo han sentido como lo he sentido yo.

¿Qué le dirías a los detractores del boxing?

Un amigo psicólogo, Jordi Andreu, cambió su percepción al hacerme una entrevista. Lo primero que se le viene a la gente a la cabeza es que es de locos, lo relaciona con la pelea, como si fueran peleas callejeras. Y allí hay cuatro árbitros, un médico... lo que predomina es la salud del deportista, que si uno de los competidores está un poco mal eso se para. Eso de que es un deporte de locos, que se dan porrazos... hay una preparación física y psicológica, es más, desde que compito yo nunca he tenido una bronca fuera, porque te enseñan desde el principio que no sirve para eso, que tiene que quedar todo dentro del deporte.