bazalodemiguel

ANTONIO JEŚUS BAZALO O EL CARNAVAL COMO FORMA DE VIDA

#Entrevistas 01/03/2018

Cuéntanos un poco de tu vida: qué estudiaste, cuál es tu profesión…

Estudié en Tocina, en el colegio Juan de Mesa, luego en el Ramón y Cajal, el instituto. Soy licenciado en Historia y actualmente trabajo como profesor interino en el instituo de Los Corrales, en la Sierra Sur sevillana.

 

Supongo que querrás conseguir plaza en tu pueblo, ¿no?

Me gustaría. Conozco mucha gente que no le gusta trabajar en el mismo sitio donde se ha criado y yo considero todo lo contrario. A mí me duele esto. Recuerdo a D. José Luis, Antonio Lobo, que han sido referentes, tanto en la calle como dentro del aula.

 

Tú como historiador ¿has investigado sobre el origen del carnaval en Tocina?

 

Tengo pendiente con José María Carmona un artículo para la revista estudios locales sobre el origen del carnaval. Mi hermana, profesora de lengua y literatura, investigó en su tesina romances populares y entre las grabaciones hay cuplés de carnaval de la II República, hay una foto de un familiar de Juan Jesús Casquero de la misma época, y en la dictadura también algo hubo.

 

¿Quién te inculcó la pasión por el carnaval o por sus coplas?

En el año 1993 salí en mi primera chirigota, tenía 11 años, salí con Antonio Muñoz “El Puri”, Fernando Benítez, los hermanos Tirado, Juan Ponce, Barragán...eran bastante más grandes que yo. Despertó en mí una pasión que hoy en día es una forma de vida.

 

¿Una forma de vida?

 

Sí, igual que el que es “capillita”. Soy una persona creativa, y fogo de esa manera. Tuve un “pío” en su momento de aprender guitarra, me ronda modelar barro...



Cuando actuaste por primera vez delante del público. ¿Sentiste vergüenza?

Claro, con 11 años imagínate.

 

Ya que formas parte del sistema educativo, no me resisto a preguntarte: ¿Crees que está cojo nuestro sistema por dejar muy de lado las pruebas orales, y no potenciar la capacidad de convencer con la palabra, como hacen otros países?

Es una asignatura pendiente. En Italia muchos exámenes son orales. Ya ni te cuento la expresión artística. En los institutos no se fomenta. Hay una asignatura de música, pero súper academicista.

 

Volviendo al carnaval, a partir de ahí... ¿os preparáis todos los años para el carnaval de Tocina?

A partir de aquel 93 hubo un impasse, por falta de comunicación y por egos entre los carnavaleros, se quedó el pueblo 6 años sin carnaval. En el 99 Antonio José Hernández, Ventura, Celes y otros nos tiramos al tren y lo retomamos y no se ha parado aún. Es uno de mis pequeños orgullos. Ese año salí en la chirigota de Los Romanos, en el 2000 no salí por la selectividad y ya si salgo sin descanso hasta hoy.

 

¿Cuándo decidís salir a otros pueblos?

Cogí un grupo de chavales más jóvenes que yo, la chirigota del Tache, actuando 3 años, y luego hice la comparsa. Fuimos la primera agrupación que salió de Tocina. El segundo año de comparsa ganamos el segundo premio en Coria y finalistas en Carmona, y así estuvimos 3 o 4 años.



En esta etapa netamente “tocinera”, ¿siempre te has encargado tú de las composiciones?

Sí, yo el autor y el director era Fran Salazar, que sale con la comparsa de Nene Cheza. Ese grupo dejó de salir porque faltó Fran (se trasladó a San Fernando) y otra de mis mejores voces, por lo que el grupo se disgregó y yo empecé a salir en Sevilla, con la comparsa de Javi Cuevas un año, dos años con la chirigota de Los Niños, y otro año con la comparsa de Camas. Allí conocí a parte de los componente de Alcalá de Guadaíra con los que actualmente actuamos, y decimos montar esa agrupación con 9 miembros de Tocina y 5 de Alcalá.

 

¿Qué crees que os une más como agrupación: la amistad, el deseo de cantar, la pasión por el carnaval?

Las tres cosas. Tengo la suerte de tener a mis amigos en la comparsa y de tener en la comparsa a mis amigos. Parece lo mismo pero no lo es. Y el que va entrando, va viendo que somos una familia.

 

Luego vuestra unión con el grupo de Alcalá es duradera, ¿no?

Sí, hombre hay un hándicap, pues ensayamos en El Viso porque uno de Alcalá vive allí y es un punto intermedio, pero eso (desplazarse) provoca roces, aunque no significativos.

 

Dais un pelotazo en Huelva, quedando segundos...Y llega el momento de presentaros a Cádiz. Supongo que lo tendrías siempre en el punto de mira, como casi un “objetivo final”, pero ¿por qué decidís dar el salto este año? (ni antes ni después)

Sobre Huelva, quedamos terceros el primer año (y nos daban como ganadores), el segundo año quedamos segundos, el año pasado no pasamos a la final y este año fuimos primeros. Allí nos quieren mucho.

Lo de Cádiz: nos lo pedía el cuerpo. No es que se nos quedaran pequeños los otros concursos, porque grandes concursos no habíamos ganado, pero cuando cantamos en preliminares de Cádiz en la cara de todos se les veía un “aquí es donde yo quería estar”.



¿Por qué no te vimos en la mayoría de actuaciones del Falla?

Yo afino la comparsa, estoy enfrente en los ensayos. Llegó un momento en el que estaba tan pendiente de todo que no estaba pendiente de mí. Al no ensayar bien, en lugar de restar metimos a otro chaval en mi lugar. Participé en cuartos de final en el primer pasodoble porque se dedicaba al que considero mi maestro, Antonio Martín, y ése quería cantarlo.

 

He leído que presentaros como agrupación de “Tocina” se debió a una estrategia, al haber varias agrupaciones de Alcalá en concurso, ¿no?

Por una parte sí, iban a ser muchas de Alcalá, y buenas, difícil de que pasase de ronda la menos conocida. Pero participar con Tocina tenía un doble filo, si no gustaba que la gente se riese (por lo raro del nombre), pero si pegaba era el factor sorpresa.

 

¿Cuándo fue mayor tu gozo: cuando sabes que has pasado de preliminares o cuando te metes en semifinales?

El mío, gustar. Llegar a Cádiz y decir “yo sirvo para esto”.



No es muy normal que unos debutantes se metan en semifinales, ¿dónde crees que ha estado la clave del éxito cosechado este año?

Primero hacer las cosas con respeto. En Sevilla se juntan doce y se apuntan al Falla. Después el hacerse el puchero “a fuego lento”, irlo forjando, con desparpajo. También el trabajo que le hemos dedicado y la humildad. Hemos hecho una comparsa estilo años 80 o 90, y eso ha gustado. En realidad no ha sido a posta, simplemente que ellos te llevan 20 años de ventaja y a ti te sale lo que a ellos hace 20 años.

 

¿Cómo fue eso de que el presentador de OT terminase componiendo la letra de un pasodoble para vosotros en semifinales?

Roberto Leal es íntimo amigo de Jesús Gómez, alcalareño también, súper carnavalero, chirigotero. Ese pasodoble estaba hecho para cuartos pero no nos daba tiempo a meterlo y entró en semifinales. Desde aquí le doy las gracias por la publicidad que supuso.

 

¿La participación en el Falla ayudó al triunfo, por fin, en Huelva? ¿O piensas realmente que esta ha sido vuestra mejor comparsa desde que lleváis actuando?

Las dos cosas, Cádiz y la tele te catapultan, pero llevábamos unas composiciones muy buenas, como el pasodoble sobre el incendio de Doñana.

 

Un pasodoble o un cuplé con el que te quedes de los que habéis compuesto este año.

El de “El título”. Es algo que siempre he pesando, que el nombre de nuestros padres deberían estar en nuestros títulos académicos por el esfuerzo que hacen para que saquemos los estudios. El día que presenté el pasodoble al grupo, no la pude terminar, la barbilla se me movía de la emoción.

 

¿Y el que compusiste hace años y más te emociona?

Uff...son muchos años, hay uno muy bonito sobre el cáncer de mama (el del pañuelo), uno dedicado al alzheimer o un año, aún haciendo chirigota, que se comparaba en un pasodoble los malos tratos en las parejas con la relación entre Tocina y el río cuando se desborda y causa riadas.



¿Piensas que la bala del factor sorpresa está gastada y que el año que viene será más difícil repetir clasificación en Cádiz?

Sí , pero vamos a partir como cabeza de serie, y eso provoca que por lo menos te escuchen. Si a Cádiz llevas algo bueno y bien trabajado da sus frutos.

 

¿Crees, como dicen algunos entendidos de Cádiz, que el carnaval puede morir de éxito?

Cádiz tiene los índices de paro más altos de Europa. Yo veo lícito que aprovechen lo que saben hacer. En Sevilla se explotó las sevillanas al máximo ¿por qué no lo van a hacer ellos? Pero en Cádiz está esa dicotomía entre lo que fue nuestro y exportarlo. Creo que es una guerra perdida para el que no quiera exportar.